Perneras compresivas: realidad o placebo

Cada vez más triatletas usan este tipo de prenda compresiva, pero muchas veces nos preguntamos: ¿realmente funcionan? O simplemente es una moda que nos hace parecer más “PRO”. Por regla general, este tipo de prenda suele verse más en triatlones de media y larga distancia.

Cuando nos dirigimos a los triatletas que las llevan y les preguntamos el porqué de su uso, unos nos responden que sienten los gemelos más firmes en la zancada, otros que mejoran su rendimiento o simplemente están los que dicen que les gustan los colores y lo ven como cualquier otra moda.

Desconociendo los fundamentos científicos que rodean a este complemento, para la inmensa mayoría su uso se resume a lo meramente estético y la aparente mejora de la condición física. En este artículo vamos a intentar buscar la explicación desde un punto de vista científico para poder conocer lo que realmente nos aportan y nos vamos a centrar en las dos ideas principales que manejan los expertos: retorno venoso y minimización de las vibraciones en el impacto.

En cuanto al retorno venoso (estudio de Byrne et al., 2001) la teoría dice que la compresión en la parte baja de la pierna facilita el retorno del flujo venoso, lo que hace que la sangre vieja sea renovada por la nueva, la cual aporta más oxígeno y, por tanto, mejor respuesta muscular. Nuestros músculos estarán constantemente alimentados y en un estado óptimo para su uso, pudiendo producir las sensaciones de menor fatiga muscular, mejor respuesta a los estímulos, menor sensación de agujetas…

Respecto a las vibraciones, sabemos que cuando estamos en la fase de la carrera a pie suceden una serie de vibraciones en nuestras piernas. Son fuerzas que interaccionan con la zancada y el impacto, localizándose principalmente en la parte del sóleo y tríceps sural, y que pueden ser las responsables de los dolores musculares tardíos. Si conseguimos eliminar tales vibraciones, minimizaremos las posibles molestias.

En este apartado nos tenemos que remitir al estudio científico (Kraemer et al., 1996, 1998) en el que se dice que el uso de este tipo de medias mejora la potencia de las piernas, afirmación quizá justificada por el simple hecho de que reducen la vibración muscular.

Una vez explicado esto sacamos dos conclusiones: podemos usarlas tanto en una competición de larga duración, obteniendo los beneficios antes mencionados de la minimización de las vibraciones, como en la post-competición, usándolos como uno de los múltiples sistemas de recuperación que podemos encontrar en el mercado (bañeras de hielo, cremas…) al facilitar el retorno venoso.

Lo que todavía no queda muy claro para los científicos es si su uso nos proporcionará mejoras en nuestro rendimiento deportivo, es decir, si nos hará mejorar nuestras marcas, ya que aquí entran en juego muchos otros parámetros. Una buena manera de salir de dudas, lógicamente, es probarlas.

Ramón Aranda (Responsable de la firma Transizion)